Memoria de la multitud

Sobre las fotografías y sus destinos.

FEIRA DA LADRA
Pequeños muñecos de goma dura, tazas promocionales de marcas de café, libros, mecheros con forma de pistola, de granada de mano, pequeños cofres de metal, sacacorchos antropomórficos, llaves huérfanas, pipas de marfil, ñoñas figuras de porcelana, grandes espejos de marco barroco, ropa a granel, blisters de medicamentos inclasificables, monedas sobadas por los dedos y el tiempo, cochecitos de lata, ceniceros de cristal, de cobre, soperas en forma de lechuga, relojes-despertador parados en una hora cualquiera de algún año de la década de los 70, ábacos, cassettes de música regrabada etiquetados a bolígrafo, láminas de payasos deprimidos, cencerros oxidados, muebles desgastados de maderas nobles y no tanto, manoseadas revistas eróticas de los 60, fotonovelas, componentes y hardware obsoleto, bandejitas de plata, menaje al final de su vida útil, viejas maletas de cuero aún por vaciar, botellas de bebidas cuyo sabor hemos olvidado o nunca conocimos, juguetes descatalogados, basura para unos, tesoros para otros.

En la Feira da Ladra todo puede ser mercancía,  fetiche  o basura.

REBUSCO
04

Martes y Sábados, se agota la tarde, el flujo se dispersa, los últimos vendedores recogen sus mercancías, se agrupan, se establecen relaciones, se forman acumulaciones de objetos residuales en las esquinas, en los recovecos, esparcidos sobre el asfalto, en las cunetas, bajo los arbustos que delimitan los descuidados espacios verdes, empujados por el viento, por la gravedad, por la inercia del tránsito. Reducidos a cochambre en los contenedores o abandonados a su suerte, a la posibilidad de una segunda (o quizá octava) vida útil, sentimental, objetos resilientes del océano de basura, todo lo que no encontró lugar en el tiempo regulado para el intercambio atrae ahora a una segunda ola de exploradores del residuo con motivaciones dispares.

Ropa raída, enredada en sus extremidades, cubriendo restos de ornamentos amputados, bisutería desmembrada, marcos vacíos, hojas sueltas de libros expoliados, postales manchadas, piezas alteradas, fragmentos, en burruños, revoltijos, sin orden ni método.

¿Acumulación de acumulación? ¿Desecho del desecho? ¿Particular absoluto? ¿O resistencia a todo sistema reductor?

ALBUM LIXO
01
Formando parte del cúmulo, el objeto fotográfico. Fotos sobre papel leptográfico, en formato tarjeta de visita, calotipos desvaneciéndose, fotos reveladas sobre una fina capa de poliestireno, gestadas por películas rápidas, por carretes de cámaras automáticas revelados sobre papel positivo, polaroid, tiras de fotomatón, impresiones digitales.
Revelando protocolos sociales, paisajes, circunstancias, registros, reproducciones de lo que sólo tuvo lugar una vez, de lo que nunca más podrá repetirse existencialmente, del acontecimiento jamás sobrepasado.

Rebuscarlas, reunirlas, recogerlas, agruparlas, recolectarlas, congregarlas en un álbum, como identidad común de todas las diferencias juntas como diferencias.

Apreciar los infinitos puentes con la alteridad en lo cotidiano.

¿Qué pautas, símbolos, rituales, modelos, significados, motivos, compartimos en cada una de nuestras singulares y subjetivas vivencias cotidianas?

¿Cuáles son las correspondencias, las analogías internas que a lo largo del tiempo, del espacio, de la etnia, del género, de la clase social, de la circunstancia personal, devuelve esta cosmovisión de la imagen desechada?

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>