p
fac    |  Colaboraciones: hand[a]lefthandrotation.com
 
Museo de los Desplazados Museo de los Desplazados Museo de los Desplazados Museo de los Desplazados Museo de los Desplazados Museo de los Desplazados Museo de los Desplazados Museo de los Desplazados Museo de los Desplazados
Clicka sobre las imagenes para ampliarlas

Gentrificación en São João del-Rei (Minas Gerais, Brasil)

Se pretende disertar - de forma libre y lúdica- sobre la ciudad como plusvalor, y consecuentemente como espacio de lucha de clases, a partir de la producción colectiva de un parklet (extensión de acera que supuestamente ofrece más espacio y comodidades a los peatones, muy utilizado en las terrazas de bares, comercios, etc) en el año de 2015.

Este mobiliario urbano efímero tuvo el objetivo de servir de soporte para posibles alteraciones de las relaciones ciudad-ciudadano así como de las diversas singularidades territoriales y urbanas que se aglutinan bajo el nombre de São João del-Rei y su Centro. El parklet en cuestión fue objeto del taller impartido por Bernardo Neves y Gustavo Tristán durante el Segundo Seminario de Reforma Urbana “Cidade para quem?”, una colaboración entre las Brigadas Populares de São João del-Rei (organización política brasileña vinculada con causas dirigidas principalmente a la vivienda popular) y Arché Empresa Júnior (vinculada a la graduación en arquitectura y urbanismo de la Universidad Federal de São João del-Rei / UFSJ).

Para dar cuenta del amplio espectro de movilidad urbana, el seminario se dividió en tres ejes temáticos: movilidad a pie, cicloviario y transporte colectivo. Cada uno fue contemplado en las distintas conferencias del seminario y un taller práctico. El taller de parklet estaba relacionado con la modalidad a pie y la reanudación del acceso popular al centro.


Antes de abordar específicamente el taller de parklet, es necesario un breve análisis en el contexto urbano e histórico en que éste se inserta.
São João del-Rei es una ciudad del interior de Minas Gerais fundada en 1713, posee un centro histórico complejo con iglesias coloniales proyectadas por el arquitecto Aleijadinho. Su centro histórico, marcado por una mezcla atípica, combina patrimonialización y dinámica urbana viva con pequeño comercio activo y espontáneo. El conjunto arquitectónico protegido por legislación municipal y nacional reúne edificios de varias épocas y estilos, revelando su historia constructiva a través de los siglos. Con una población de poco más de 90.000 habitantes, São João del-Rei, que ya tuvo su dinámica financiera marcada por la minería de oro, por la ruta comercial de la Carretera Real y por el ciclo industrial del vapor, hoy, como otras ciudades mineras, es una ciudad universitaria - la mayor de las cuatro sedes de la UFSJ. El proceso creativo de producción del taller de parklet está directamente vinculado al proceso de gentrificación causado por la expansión de la universidad a través del Programa del Gobierno Federal llamado Reuni, implementado en São João del-Rei entre 2007 y 2010. En ese tiempo, el número de plazas de graduación saltó de 790 a 2.850, crecimiento este que fue acompañado por el aumento del número de profesores, técnicos y personal. Este cambio demográfico y financiero del tejido social, imposible de ser acompañado por el proceso de urbanización, implicó en especulación inmobiliaria, gentrificación, superlotación de las repúblicas universitarias, hipsterización del centro histórico, y expulsión de determinados sectores sociales, sobre todo cnm los factores nocturno y bohemio, en el centro de la ciudad.

El proceso de especulación inmobiliaria y emprendimientos vinculados a la expropiación de la dimensión pública del espacio urbano están directamente relacionados con la razón neoliberal. Si el derecho a la ciudad, como propone, puede ser entendido como un significante vacío, pasivo de apropiaciones y resignificaciones, éste ha sido cada vez más restringido a una pequeña oligarquía política y económica, con condiciones para moldear la ciudad según sus intereses particulares. La lucha por el derecho a la ciudad, hoy, es una lucha declarada al urbanismo neoliberal.

Ciertamente es un tanto irónico disputar el derecho a la ciudad en un contexto de luchas militantes recurriendo a uno de los dispositivos especulativos más usados ​​por el urbanismo hipster: el parklet. Para ello, la estrategia fue producir un espacio que subvierte la subjetividad neoliberal que atiende a una estética y política donde ya no habría sujetos y sociedad, sólo habría capitalistas y capital, donde la competencia es la norma de conducta y la empresa el modelo de subjetivación. Para driblar (con humor) la razón neoliberal hegemónica en el territorio central de la ciudad se optó por un proyecto de parklet donde no hubieran las típicas mesas y sillas que sirven como anexos a los bares y tiendas en los alrededores, en lugar de esto, el proyecto producido para el taller preveía un conjunto de chaises (asientos alargados para apoyar las piernas), que juntas formaban un objeto topográfico inusitado y atractivo al uso inventivo, corpóreo y libidinal. La organización del seminario acordó con el Ayuntamiento la instalación del parklet a la Av. Tiradentes, frente al n ° 538, área limítrofe entre las zonas patrimoniales del centro histórico y del entorno histórico, muy frecuentada durante el día por su actividad comercial y equipamientos institucionales , y durante la noche junto a los bares, restaurantes y casas nocturnas.
Por motivos burocráticos y presupuestarios, la propuesta del taller se orientó por producir un objeto efímero que soportara la acción del tiempo y del uso por algunas semanas. Para que fuera estéticamente y constructivamente asertivo, el proyecto tuvo que considerar algunas condicionantes, como el perfil laico en carpintería del mobiliario, el plazo máximo de una semana ofrecido por el seminario, el limitado conjunto de herramientas, materiales, infraestructuras y presupuesto. También fueron evaluadas condicionantes de proyecto, como accesibilidad, confort ergonómico, seguridad y el diálogo estético con el centro histórico pautado por el contraste, estas variables fueron determinantes en el desarrollo del diseño y de la técnica constructiva.

Para producir colectivamente sin fines de lucro, especulativos o gentrificadores, todo el valor recaudado con las inscripciones del taller sumado a las donaciones del comercio adyacente al local de instalación fue revertido en la compra de materiales para la construcción del parklet. Buena parte del material fue donado por fábricas de muebles de la región. Como forma de hacer efectivo, dentro de las relaciones capitalistas, un objeto que diera cuenta de subvertir la lógica de la ciudad como más valor, donamos nuestro trabajo colectivo, y en cambio recibimos dosis inesperadas de satisfacción.

De la teoría para la práctica, el parklet, junto a los otros talleres del seminario, fijaba en el espacio el debate del derecho a la ciudad, mezclando insurgencia y práctica arquitectónica. El derecho a la ciudad, según Lefebvre, partiría de la premisa de que el valor de uso del espacio urbano sobreponía su valor de cambio, por lo tanto, para alcanzar la experiencia esencialmente anticapitalista del derecho a la ciudad, tendríamos que producir un objeto alienado de su valor de cambio que no pudiera ser obviamente apropiado por el comercio local y las privatizaciones de lo que es público en las centrales, pero que fuera deliberadamente apropiada por el público transeúnte. Desde el punto de vista del valor de cambio, el parklet no sólo se posicionaba como objeto alienado y sin dueño, como todavía ocupaba un territorio colonizador del espacio público: la vacante en coche. Atendiendo a la teoría de Lefebvre, el parklet produjo un lugar lúdico, festivo, con posibilidad de sorpresas, imprevistos y apropiación colectiva. Fue frecuentado por niños y bromas, por jóvenes bohemios con sus botellas de bebidas, fue escenario de selfies, abrigó mendigos y parejas de enamorados durante la noche. También trae a la luz contradicciones urbanas y malestar de algunos, hubo los que, indignados por la retirada de aparcamientos, arrojaron basura sobre el parklet, hubo incluso aquellos que, por ser y sentirse socialmente estigmatizados, no se apropiaron del espacio que les parecía, según decían, "cosa de vagabundo". Durante algunos días el parklet fue soporte para un intenso debate popular en las redes sociales sobre valores urbanos y la disputa territorial que representaba, evidenciando la ciudad como lucha de clases

Por último es necesario destacar que el parklet no fue un caso aislado de urbanismo táctico antineoliberal en São João del-Rei, se unió a una escena viva de producción popular de una ciudad que está disputando derechos, políticas públicas y al mismo tiempo produciendo nuevas territorialidades urbanas a través de la acción colectiva e insurgente.

Este proyecto está disponible en portugués y en Inglés en la revista V!RUS n°14.

Ficha técnica
Proyecto y taller: Bernardo Neves e Gustavo Tristão.
Participantes: Anna Paula Alves, Paula Mateus, Luiza Melo, Betânia Dornellas, Laura Cunha e Rodolfo Andrade

Bernardo Neves / UFMG
 
fac    |  Colaboraciones: hand[a]lefthandrotation.com