p
fac    |  Colaboraciones: hand[a]lefthandrotation.com
 

La ciudad de León aún tiene pendiente una de sus infraestructuras más costosa y esperada, la ronda interior. Se trata de una vía rápida que circunvala la ciudad. Es un infraestructura que pretende dar solución a los problemas de acceso al centro de la ciudad y la comunicación de los barrios y pueblos periféricos.

Sin embargo, la ronda plantea una serie de soluciones sospechosas: La ronda interior es un infraestructura para el automóvil privado, en una ciudad tan pequeña como León resulta alarmante cuanto menos tal dependencia del transporte privado pero, y sin que sirva de justificación, visto la deplorable red de transporte público se explica tal tendencia.

Un tema más profundo y conflictivo es la expropiación por parte de organismos público de inmuebles de propiedad privada con la excusa de un beneficio común.

El barrio de San Mamés y la Palomera son los que van a sufrir la mayor devastación: calles van a desaparecer para convertirse en una gran avenida que comunique la plaza del Espolón con la ronda interior. Este ramal pretende acabar con una manzana entera y de paso llevarse por delante otra docena de inmuebles situados en los alrededores de la muralla y zonas aledañas. Este barrio pintoresco apenas mantiene un treintena de casas antiguas (de comienzos del siglo XX), muchas son derribadas, una minoría son salvadas.

Sin duda, San Mames y el Ejido tienen unos problemas de comunicación que saltan a las vista, pero la cuestión es qué tipo de ciudad tienen en mente los urbanistas para nuestros barrios: ¿prefieren un barrio diseñada para sus peatones o para sus conductores?

 
fac    |  Colaboraciones: hand[a]lefthandrotation.com