p
fac    |  Colaboraciones: hand[a]lefthandrotation.com

 
Museo de los Desplazados Museo de los Desplazados Museo de los Desplazados Museo de los Desplazados Museo de los Desplazados Museo de los Desplazados Museo de los Desplazados Museo de los Desplazados Museo de los Desplazados Museo de los Desplazados
Museo de los Desplazados Museo de los Desplazados Museo de los Desplazados Museo de los Desplazados Museo de los Desplazados Museo de los Desplazados Museo de los Desplazados Museo de los Desplazados Museo de los Desplazados Museo de los Desplazados

Clicka sobre las imagenes para ampliarlas

El barrio de Metaxourgio fue nombrado así por la fábrica de seda que solía funcionar en esta zona durante la segunda mitad del siglo XIX, ya que ‘seda’ en griego se dice ‘metaji’. Dicho lugar se caracteriza por su proximidad con las principales plazas de la ciudad (Syntagma y Omonia), así como de importantes sitios arqueológicos como la Acrópolis. En el año 2011 la población local era de 9500 personas, lo cual indica una disminución del 4.5% aproximadamente, desde 1991 (EKKE-ESYE, 2005). Las tendencias de gentrificación de la zona han emergido en la micro-escala a inicios del año 2000; las casas renovadas y las nuevas construcciones se encuentran a lado de las casas abandonadas, mientras que los apartamentos restaurados de los edificios antiparohi están situados junto a los olvidados.

Siguiendo las sugerencias de Davidson y Lees 2005, las indicaciones de la investigación señalan la importancia de la reinversión del capital, la mejora social de la localidad por parte de los grupos que proporcionan la entrada de altos ingresos, los cambios en el paisaje y el desplazamiento directo o indirecto de los grupos de bajos ingresos. Este trabajo de campo se llevó a cabo desde Enero de 2010 a Diciembre de 2012. La razón para prolongar el período en el lugar fue el hecho de que el barrio estaba en un estado de transición con diferentes dinámicas emergentes de gentrificación y reclamaba su soberanía, a pesar de que había sido afectado por la crisis del centro de la ciudad y su condición deteriorada.



En Metaxourgio, el capital ha sido reinvertido principalmente por la iniciativa privada, tanto en términos residenciales como comerciales. En términos residenciales, los gentrificadores de la clase media, quienes han mostrado interés en el potencial de la zona, se pueden clasificar en dos grupos: por una parte, la clase media ha comprado y renovado las casas de planta baja de arquitectura neoclásica, después de haber recibido información sobre el mejoramiento de la zona a partir de sus redes políticas, lo que indica, por tanto, un perfil revelador de un habitante, tal como discutió Smith en 1996. Los gentrificadores de la clase media alta de Metaxourgio suelen ser empleados de profesiones más renombradas como arquitectos, abogados o economistas y perciben ingresos mensuales que van de los 3 mil a los 5 mil euros. Por otra parte, la alternativa, como gentrificadores auto-caracterizados con menos capital económico, rentan casas o apartamentos y realizan restauraciones con el sudor de su frente, como ilustró Zukin en 1989. Aunque Metaxourgio no es una opción residencial preferente, ellos se sienten atraídos por la zona debido a razones secundarias; ya sea como compañeros de departamento con el fin de reducir los costos de vivienda o como artistas con el fin de combinar el trabajo y el espacio habitacional con la red artística. De hecho, los gentrificadores alternativos están en su mayoría relacionados con la escena artística (actores, músicos, intérpretes) que ganan menos de mil euros al mes.

En términos comerciales, los nuevos usos de la tierra se han propagado por la zona incluyendo teatros, galerías, una nueva ola de kafeneia (bares tradicionales obreros ahora dirigidos a jóvenes), restaurantes costosos (comida griega y cocina experimental étnica), bares y salas de espectáculos artísticos. Los nuevos empresarios locales han tomado ventaja de la plusvalía creada en la zona debido a la nueva clientela burguesa y a la brecha de la renta. Por otra parte, los agentes inmobiliarios han mostrado interés en el potencial de la zona. La empresa de desarrollo Oliaros posee el 4% del stock de viviendas de la zona (alrededor de 64 edificios) que, hasta ahora, se utiliza únicamente cada dos años para la ‘reasignación’ de la exhibición de arte y de otras manifestaciones culturales. La visión de la compañía sobre el futuro de la zona consiste en la renovación de los edificios y en su transformación en oficinas y residencias para los profesionistas prósperos, dicha visión ha sido publicada varias veces en periódicos y revistas. Hasta ahora ninguno de los proyectos anunciados ha sido implementado ya que la empresa está esperando el momento correcto para invertir. Otra empresa inmobiliaria llamada ‘GEK TERNA SA’ ha construido un edificio aislado que da la idea de ser una construcción cerrada a pequeña escala. En este edificio, los apartamentos disponibles en el mercado cuestan alrededor de 4 mil euros por metro cuadrado, mientras que el costo de un departamento en un edificio antiparohi de la zona vale alrededor de 1200 euros por metro cuadrado.



En términos de la planeación práctica, la central y las estrategias del estado local han acompañado el proceso. Desde la década de 1990, el gobierno ha discutido en torno a la regeneración de la zona de Metaxourgio y muchas propuestas de planificación estuvieron sugiriendo su transformación en un centro cultural. Las peatonalizaciones selectivas fueron introducidas y además se instalaron dos estaciones del metro; mientras tanto, antes de las elecciones municipales de 2010, el edificio más prominente del barrio –la fábrica de seda- fue convertida en la galería municipal de la ciudad. En 2011 esta área fue designada como ‘una zona de regeneración espacial’ que ofrecía incentivos económicos relacionados a la restauración de la construcción y su reutilización. Dichas iniciativas han creado expectativas entre los miembros de las clases medias y los empresarios que fueron reasignados en Metaxourgio.

Esta afluencia de nuevos residentes y de los usos del suelo de la economía simbólica, tales como teatros, espacios artísticos y restaurantes gourmet, ha provocado el desplazamiento de los grupos sociales más necesitados. Los miembros de la comunidad gitana fueron desalojados de sus casas, principalmente después de las Olimpiadas. Muchos propietarios encomendaron a las ‘bellas artes’ a la prensa y al Estado para la próxima regeneración, a un costo elevado pues desalojaron a los gitanos y a los inquilinos inmigrantes para rentar o vender sus propiedades a las recién llegadas clase media y clase media alta. Por su parte, los inmigrantes indocumentados, que solía habitar las casas abandonadas, fueron desplazados por las exposiciones de arte o por los nuevos propietarios. Con todo, debido al interés actual de las clases medias, cada vez son más las familias gitanas o de inmigrantes que han sido desplazadas, al igual que los residentes de edad avanzada que habían habitado allí toda la vida.

Georgia Alexandri / Estudio Urbano completo
"Leyendo entre líneas: Las tendencias de gentrificación y las cuestiones del miedo urbano en medio de la crisis de Atenas"
 
fac    |  Colaboraciones: hand[a]lefthandrotation.com