p
fac    |  Colaboraciones: hand[a]lefthandrotation.com
 
Museo de los Desplazados Museo de los Desplazados Museo de los Desplazados Museo de los Desplazados Museo de los Desplazados Museo de los Desplazados Museo de los Desplazados Museo de los Desplazados Museo de los Desplazados Museo de los Desplazados
Museo de los Desplazados Museo de los Desplazados Museo de los Desplazados Museo de los Desplazados Museo de los Desplazados
Clicka sobre las imagenes para ampliarlas

Algunas de las excursiones que me propuse hacer durante mi corta estancia en Chicago tenían que ver con lugares relacionados de alguna manera con la historia musical de la ciudad o de sus protagonistas (una excusa como otra cualquiera para visitar barrios a los que me hubiera costado ir por mí mismo). Pero no es fácil. Aun siendo una de las ciudades con mayor y más variado legado musical de todo EEUU, la ciudad no cuida mucho este tipo de cosas (no tanto como por ejemplo Memphis, que ha hecho de su historia musical no ya un reclamo, sino un parque de atracciones directamente) y hay que indagar un poco para encontrarlos. En una de estas, mirando cosas sobre el famoso grupo de soul The Impressions, encontré que Jerry Butler y Curtis Mayfield (fundadores del grupo y con famosas carreras en solitario) provenían del “Cabrini-Green Housing Project”. ¿Qué es o era eso? Yo no tenía ni idea, pero para la ciudad era uno de sus iconos más famosos hasta hace no mucho.

Las Cabrini-Green fueron una amalgama de construcciones edificadas en Chicago de 1942 a 1962 para dar una solución habitacional a las grandes cantidades de migrantes provenientes de Europa y, sobre todo, del sur de EEUU (principalmente negros). La planificación urbana en las grandes ciudades era, no ya deseable, sino imprescindible. Las viviendas estaban situadas en una zona bastante cercana al centro (el llamado “Loop”) y formaban parte de los proyectos de renovación urbana a gran escala que se realizaron por todo el país desde el periodo de entreguerras hasta finales de los 50. Las Cabrini-Green fueron ocupadas en un primer momento por migrantes italianos, pero conforme pasaron los años los residentes negros crecieron en número, y para principios de los años 60 eran mayoría. Paralelamente se produjo un notable deterioro de la zona debido a políticas originadoras de segregación, la pobreza de sus residentes y el crimen organizado. Un gran número de fábricas comenzó a cerrar y la ciudad de Chicago dejó de invertir en el mantenimiento de estos edificios, así como en otros servicios básicos. En el escenario previo a su total degradación crecieron Curtis Mayfield y Jerry Butler, que se conocieron en el grupo de gospel de la iglesia local en 1956.

gentrificacion
Perspectiva general de una parte de la zona, con edificio en construcción y el skyline de Chicago al fondo

¿Qué pasó con las Cabrini-Green desde los 60? Ya en aquella década los vecinos empezaron a organizarse para protestar contra las precarias condiciones de vida que sufrían. Su lucha formó parte, junto con otras similares, de los movimientos por los derechos civiles de los años 60. Pero la crisis de los 70 y las políticas elitistas y ultraliberales de Reagan en los 80 no hicieron mas que empeorar la situación de la comunidad negra, en general, y de los barrios negros de Chicago y de las Cabrini-Green en particular. Éstas fueron prácticamente tomadas por las bandas de crimen organizado (los lamentablemente famosos “gangs”) y la pobreza continuó aumentando. Durante los años 80 y 90 se convirtió en uno de los proyectos de viviendas públicas con peor fama de EEUU, sino el que más. La ciudad tenía cerca del centro un área extremadamente deprimida, donde mandaba quien usaba mejor un arma y tenía aliados más violentos. En este sentido no hay que olvidar tampoco que justo a cuatro o cinco calles, literalmente, se encontraban los apartamentos más lujosos de la ciudad (y esto, en EEUU, es decir mucho), lo que hacía más dantesca la situación.

En 1996, con la excusa del deterioro de la zona, la ciudad de Chicago se propuso acabar con estas edificaciones. Durante los 2000 comenzó el traslado de los “molestos” vecinos pobres desde el centro y las Cabrini-Green hacia casas del oeste y el sur. ¿Qué había en el sur y en el oeste? Pues pobreza y más pobreza. Si ya estaban deprimidos estos barrios, se le echó más leña al fuego, y durante los últimos 20 años estos vecindarios se han convertido en zonas muy violentas, con tiroteos y muertes casi cada semana . Con amplísima mayoría negra, un gran número de vecinos y vecinas con trabajos mal pagados y mínimas ayudas públicas intentan vivir como pueden en este ambiente brutal.

La zona está siendo limpiada, blanqueada y, sí, gentrificada (aquí una interesante y fácil introducción al término en estas épocas). La política urbana de Chicago en la zona donde estaban las Cabrini-Green ha sido SAL-VA-JE, con dura violencia policial para expulsar y recolocar a los vecinos y vecinas, una especulación inmobiliaria indisimulada y un reparto por cachos de la zona a las constructoras, para su posterior venta a habitantes ultra-ricos. Se observan caras construcciones recientes, ofertas de apartamentos de lujo y centros comerciales con Starbucks. Y no solo eso, actualmente se le está buscando un nuevo nombre a la zona, queriendo enterrar definitivamente lo que quede del recuerdo de las Cabrini-Green. De hecho como posible nuevo nombre suena NoCA, al estar situada al norte de la Chicago Avenue… tal y como se hizo en Nueva York con la gentrificada zona del SoHo, llamada así por estar al sur (“SOuth”) de la calle HOuston…

La historia de Jerry Butler es la historia de gran parte de la población negra de la época. Nació en Mississippi en 1937, pero su familia se mudó a Chicago buscando trabajo, como hicieron muchas otras familias negras en aquellas décadas, y creció en las Cabrini-Green. Él tuvo éxito y salió del gueto, pero la comunidad negra de Chicago, y más concretamente los antiguos residentes de estos proyectos de viviendas y sus descendientes, todavía sufren los efectos de las políticas ultraliberales y elitistas de la ciudad.

Como reza el lema que está usando el alcalde para promocionar la actividad del ayuntamiento en las nuevas construcciones, quizás “un nuevo Chicago se está construyendo”. Pero será a base de cemento y ladrillos, y no cambiando el Chicago segregacionista y desigual que persiste desde los años 50.

Quique MM | Nadador
 
fac    |  Colaboraciones: hand[a]lefthandrotation.com