colaborador

Alejandro S. Garrido

localización

El Cabanyal, Valencia (España)

Cabanyal. 2011

Información

Proyecto visual que circunda la destrucción del Cabanyal en Valencia. El proyecto gira en torno a cómo la producción de una ciudad-marca, la nueva Valencia, pasa por la destrucción del tejido social, el patrimonio cultural y la suplantación de toda heterogeneidad identitaria o discursiva preexistente por una imagen-pantalla, seductora y totalizante, unívoca, que viene a cumplir la función de ocultación y mantenimiento de toda relación de subsunción bajo el emblema del bien común.

Valencia son dos ciudades, o dos discursos sobre la ciudad, una pasa por ser una utopía fotogénica, hueca, construida sobre la otra, a costa de la otra. Es en ese espacio conflictivo, en ese a costa de, donde se sitúa este proyecto. Un espacio dialéctico que se abre en la praxis productiva neoliberal del que podemos hacer un común sobre el que construir el disenso necesario para todo desarrollo democrático de una comunidad diversa.

Consumo de lugar

En mitad de la batalla por el futuro del barrio, los grandes solares que representa Consumo de Lugar son receptores de dos miradas bien diferenciadas. Son, por tanto, un campo de conflicto. Por un lado encontramos que las instituciones de gobierno valencianas (y partidarios) ven en ellos la evidencia que, en principio, legitimaría el proyecto de ampliación de la Av. de Blasco Ibáñez (PEPRI - Plan Especial de Protección y Reforma Interior del Cabanyal-Canyamelar). Intervención que, cabe señalar, ha venido acompañada de una amplia campaña mediática que enfatiza la creciente inseguridad del barrio, el incremento de la población marginada (“marginal” es el término que emplean), la venta de droga y el estado ruinoso y degradado de la zona. Por otra parte, los ciudadanos movilizados en la plataforma vecinal Salvem el Cabanyal no dejan de afirmar que tal degradación no es otra cosa que el producto de la violencia institucional y parte de la estrategia para la realización del mencionado plan (actualmente paralizado por orden del Ministerio de Cultura por presunto expolio). Desde el punto de vista de la plataforma, estos lugares son definidos como “espacios de oportunidad” para el desarrollo del barrio. Según su propuesta, la intervención respetuosa (“Rehabilitación sin destrucción” dice su eslogan) en estos espacios favorecería la reintegración del conjunto histórico con el mar, el desarrollo del pequeño y mediano comercio local, la perdurabilidad del tejido social y urbano, y su conservación como Bien de Interés Cultural (B.I.C.) evitando su destrucción y aislamiento. Dichos espacios se nos aparecen hoy como grandes desiertos, zonas urbanas devastadas e inundadas por escombros y basuras.

Zonas frecuentadas por toxicómanos que acuden a ellas esperando encontrar el más mínimo cobijo para poder administrarse su dosis. En su estatuto de ruina, sin embargo, no son espacios del todo improductivos. Más bien, cumplen una función anti-productiva. Se nutren, en su barbecho, en su estar a la espera, del entorno dado. Lo devalúan, y lo hacen propiciando, así, un progresivo incremento de la diferencia potencial de beneficio del suelo, preparan el terreno para futuras plusvalías. En la producción del espacio dada en el Cabanyal, estos puntos cumplen una función en su no productividad. Son la maquinaria de una estructura que obtiene su fuerza productiva en la destrucción. Esta devaluación del suelo ha crecido paulatinamente al tiempo que la empresa (en su origen mixta y ahora, tras la salida indemnizada del capital privado a consecuencia de la paralización del Plan, pública) Cabanyal 2010 S.A. / Plan Cabanyal-Canyamelar S.A. iba adquiriendo propiedades a través de expropiaciones.
Consumo de lugar, presenta una documentación fotográfica de estos espacios y de algunos objetos hallados en ellos poniéndola en relación dialéctica directa con la presencia de su espectador en el entorno expositivo (la casa rehabilitada durante las jornadas de Puertas Abiertas) a través de la colocación de un espejo. En dicho espejo se puede leer la definición que da la R.A.E. al término oportunidad.

Treblinka

El bloque Ruiz Jarabo fue construido en los años cincuenta del pasado siglo para albergar a trabajadores de la industria pesquera. Hoy, sin embargo, poco queda de aquella industria y pocos, también, de aquellos trabajadores. Actualmente, y aunque sus habitantes son diversos, tienen especial presencia personas de etnia gitana. Situado, aunque fuera de la trama histórica del barrio, en mitad del territorio que abarca la prolongación de la Avenida de Blasco Ibánez y aislado urbanísticamente por los cuatro costados, el edificio tiene un estatuto de icono mediático. Numerosos han sido los reportajes que presentaban el edificio como epicentro de la degradación del barrio. Si el PEPRI propone, sin más, su demolición, la propuesta “amable” (la PEPRI) de la oposición socialista pasa por su transformación en un colegio mayor para estudiantes venidos de fuera. Nada, en ningún caso, sobre el futuro de sus actuales pobladores.
Fue en las inmediaciones de este edificio, donde se hallaron los restos del libro que se presenta.

Valencia Street Circuit

Nosotros no podemos construir sino sobre las ruinas del espectáculo.
Guy Debord

Serie compuesta por treinta vistas fotográficas tomadas en el transcurso de un paseo en torno al circuito urbano de Formula 1 construido en la zona portuaria de Valencia. El trazado, de casi 5 Km. de longitud, atraviesa o delimita diferentes situaciones: zonas residenciales, de ocio o industriales. Sin dificultad, puede ser entendido como una construcción emblemática si de lo de que se trata es de favorecer el análisis de la política institucional valenciana en torno al modelo aplicado para el desarrollo del sector turístico. Forma parte, junto con otras construcciones como La Ciudad de las Artes y las Ciencias o La Marina Real Juan Carlos I, de la nueva identidad de marca que Valencia (es decir, las instituciones valencianas) quiere exportar como reflejo y síntoma de modernidad global. Es, además, un ejemplo relevante para tratar las prácticas de intervención en zonas degradadas y del modelo de desarrollo urbano planteado por dichas instituciones.

Cada una de las vistas que conforman la serie aparece en diálogo con otra imagen (en forma de texto, de subtítulo, que enuncia los siguientes datos: distancia desde la línea de meta, número del punto de control, número de curva, y record de velocidad alcanzado en cada uno de los puntos mencionados) que muestra, sin mostrar, el recorrido del bólido en carrera.