colaborador

David Sordo

localización

El Campillo (Badajoz, España)

Plan Municipal para El Campillo

Información

Aunque es pronto para hablar de un proceso de gentrificación propiamente dicho, esta ficha supone el comienzo de un trabajo de investigación progresivo sobre un plan de rehabilitación urbana en la ciudad de Badajoz que comienza a contar con algunos de los ingredientes habituales en los inicios de dichos procesos especulativos: zona degradada, céntrica, con una población mayor -rentas antiguas- y una propuesta del poder público de revitalización del lugar (que incluye demolición de gran parte de los inmuebles) y el consiguiente enigma de que ocurrirá en el futuro con los vecinos afectados.

El Campillo es como se conoce a una zona del centro histórico de Badajoz junto a la alcazaba árabe y la Plaza Alta, zona de numerosos yacimientos arqueológicos. Son unos 50.000 metros cuadrados que se ubican entre la torre de Espantaperros y la Puerta de Trinidad, zona que el propio poder público ha abandonado hace años y ahora cataloga como "foco de marginalidad" por el tráfico de drogas y estado de sus viviendas. Grupos como la Asocación Cívica Ciudad de Badajoz presentó en 2011 un proyecto para crear una "Aldea Cultural" en el área afectada, con residencias y espacios para artistas y contenidos culturales, proyecto que no fue muy tenido en cuenta.

El proyecto de regeneración urbanística ya ha comenzado y durará entre 5 y 15 años, con un presupuesto de 20 millones de euros (5 ya concedidos por el Estado) y prevee la construcción de 200 viviendas (que incluyen VPO), edificios públicos y la recuperación de la muralla mediante nuevas plazas y recorridos peatonales. También destaca la creación de un parking subterráneo y, mediante una concesión administrativa, será una empresa privada quien lo construya y explote. Uno de los objetivos -también muy cercanos al concepto de gentrificación- es "convertir la zona en un foco de atracción para vecinos jóvenes" (Diario HOY, Marzo 2011).

En la actualidad el conflicto con -y entre-los vecinos de la zona (población mayor con bajas rentas, bastantes de etnia gitana) ya está servido: de las 200 viviendas afectadas, la mitad son ya propiedad del Ayuntamiento y para el resto se han enviado cartas a los vecinos para avisar que la rehabilitación de la zona va a dar comienzo. El problema es que muchos de los propietarios no viven allí y sus antiguas casas o solares de los inmuebles están en ruinas o están siendo tasados muy por debajo de su valor real. Las opciones que se han dado son vender el inmueble al Ayuntamiento, permutarlo o ser expropiados, y muchas de las personas afectadas exigen quedarse en la zona una vez sea rehabilitada.